Ya se escribió mucho sobre esta especie extremadamente variable. En un sólo habitat se encuentran formas en todas sus variantes, en respecto a cantidad, longitud y forma de espinas. También las costillas varian en su cantidad y forma, con o sin joroba y las flores en su tamaño. En este lugar se encuentran especialmente ejemplares con espinas muy largas y con facilidad se podría describirlos como “var. longispina”.
El habitat se encuentra en una roca de piedra arenisca, directamente sobre un terreno pantanoso, donde cruza un pequeño arroyo. Los Gymnocalycium crecen mayormente en pleno sol, en la sombra de hierbas y pequeños arbustos, o entre musgo.
Al visitar este habitat había llovido el día anterior y muchos ejemplares estaban directamente en el agua, pero siempre con muy poco sustrato, o en grietas, donde se había juntado algo de húmus. La mayoría forman grandes grupos, con hasta 30 cabezas. Los Gymnocalycium que se encuentran más sombreados tienden a crecer más grandes, con menos espinas y menos brotes.
Este habitat tiene una superficie de solamente 1000m2 aprox. y no se encuentran otras especies de cactus. El clima es subtropical y cálido por casi todo el año. Una verdadera época de reposo no existe aquí e incluso en pleno invierno se encuentran plantas en flor y bien rellenas. Las escasas olas de frío con heladas en la zona no afectan a las plantas, porque las rocas de color oscuro acumulan el calor del sol durante el día, formando así un microclima independiente.
El cultivo de esta especie es muy fácil, respetando que requiere bastante calor y humedad en un sustrato con húmus.

Tenemos disponible reproducciones para la venta en nuestro vivero.

Anuncios