Casi en conjunto con la aquí descrita Frailea concepcionensis, crece este muy variable Gymnocalycium. Aun existe una numerosa población, con plantas en todas las variantes en respecto a la cantidad de costillas, la forma de los tubérculos, la cantidad y longitud de las espinas. También se encuentran ejemplares idénticos al Gymnocalycium damsii, lo que sigue causando una gran polémica entre los taxónomos. Queda pendiente un minucioso estudio de las poblaciones de toda la zona para poder sacar una conclusión al respecto.

Los Gymnocalycium crecen entre gramineas y musgos (Selaginella), a veces debajo de arbustos (Acacia y Mimosa). El sustrato es muy fino, arcilloso e impermeable. Los cactus prefieren las zonas algo elevadas, donde no se puede estancar el agua. El suelo es muy nutritivo y contiene relativamente mucho nitrógeno. También es notorio el alto contenido en aluminio y nitrato (sal).

Otros cactus en el habitat son Frailea concepcionensis, Harrisia martinii, H. guelichii, Echinopsis rhodotricha, Selenicereus setaceus (Mediocactus coccineus), Monvillea cavendishii (Praecereus), Opuntia paraguayensis, Opuntia retrorsa y como epifítas Rhipsalis leucorraphis y Tillandsia duratii.

Este habitat se encuentra cerca del trópico de cáncer y el clima es cálido por casi todo el año, con una temperatura media anual de 23,5ºC. En el invierno pueden llegar repentinanemente frentes fríos y en las riberas del Rio Paraguay la temperatura cae ocasionalmente hasta 0ºC en la noche, pero durante el día siempre sube a más de 15ºC. Las  precipitaciones son más frecuentes en el verano, pero tampoco faltan por completo en el invierno, por lo que no existe una temporada de sequía.

Esta es una especie fácil de cultivar, si se cumplen los requerimientos del suelo nutritivo y suficiente humedad. De esta manera, este Gymno florece durante todo el verano.

Tenemos reproducciones para la venta en nuestro vivero.

Anuncios