A estas bellas plantas también se las conoce con el género de Eriocactus o Notocactus. A pesar de la extensa polemica sobre el tema, yo encuentro notables diferencias con Parodia schumanniana, en especial por el cuerpo más bajo, ancho y las espinas que varian entre un marrón grisáceo y negro. También el habitat tiene completamente otras características.

Estas Parodias crecen sobre  mesetas de piedra arenisca, con una  vegetación que se parece más bien a un habitat de Frailea o Gymnocalycium, incluso se las encuentra a veces juntos con éstos últimos. Otras plantas en el habitat son Dyckias, Tillandsias, Gramineas y algunos arbustos. Las piedras están cubiertas de líquenes y musgos, lo que se deduce a un alto grado de humedad. El sustrato es arenoso-humoso y se produce de la erosión de las piedras areniscas y la descomposición de las raíces de Bromelias.

Viejos ejemplares de Parodia nigrispina, en 1984

Este habitat tiene una superficie de aprox. 1 hectárea y en mi última visita mostró una población muy reducida a no más de 20 ejemplares y solamente se encuentran plantas jóvenes. No existe más ninguna de las enormes plantas encontradas ahí en el año 1984, por lo cual se estima una pronta extinción de esta especie en su habitat natural, ya que casi no tiene producción de suficientes semillas.
El cultivo no es fácil, a pesar de la presencia de los Gymnocalycium fleischerianum que tienen un crecimiento mucho más robusto. Un sustrato arenoso-humoso con una leve y constante humedad, pero con un buen drenaje y una temperatura mínima de 5 grados son adecuados.

Anuncios