Esta especie es algo especial entre los Gymnocalycium. Solamente el tamaño ya es impresionante. Se pueden encontrar ejemplares con más de 25 cm de diámetro!

También las condiciones en los habitats son algo diferentes de la gran mayoría de los “Gymnos” y se pueden diferenciar 2 grupos: Las formas paraguayas que crecen exclusivamente en suelos muy arenosos y las bolivianas que prefieren las laderas de colinas arcillosas y suelos erosionados. Aún queda por investigar en qué detalles se distinguen estas formas.
Muy interesante me parece la forma de los arenales. Estos habitats son campos abiertos naturales, ubicados entre los vastos bosques secos, donde no puede crecer el bosque por la escasez de nutrientes. Muy similar a los Discocactus de zonas más húmedas, también esta especie desarrolla largas raíces bajo la superficie para captar el rocio nocturno y la mayor cantidad posible de nutrientes.

Dunas fósiles en el Chaco paraguayo

También se los puede encontrar en las dunas fósiles del Chaco occidental, que también se encuentran sin bosque.
Para el cultivo se recomienda mucho calor en el verano, con poco riego, freso y totalmente seco en el invierno. Conviene aplicar un leve sombreado, para simular hierbas y arbustos en su habitat. Las formas bolivianas también se encuentran creciendo en pleno sol. Otras especies en los habitats son: Stetsonia coryne, Cereus forbesii, Jatropha spec., gramineas, Tecoma aurea, Chorisia speciosa y algunos arbustos desonocidos.

Estamos reproduciendo esta especie en nuestro vivero.

Anuncios