A veces vemos cactus injertados en las colecciones o en los viveros comerciales y nos preguntamos de qué se trata y de la razón de este procedimiento.

Un injerto es una inserción o unificación entre un cactus (en este caso) delicado o de lento crecimiento, llamado el injerto, con otro más robusto y vigoroso, llamado el portainjerto. Al unirse las dos partes, se logra una planta con las raíces robustas del portainjerto y un injerto que continúa creciendo con el vigor y la fuerza del portainjerto.

Existen varias razones para realizar un injerto. En la mayoría de los casos, la razón es comercial. Sirve para una rápida reproducción de especies raras o para conseguir una pronta floración y producción de semillas. Este punto es muy importante si se quiere lograr una rápida propagación de ejemplares de lento crecimiento que, de otra manera tardarían muchos años en producir semillas o esquejes. Los criadores de híbridos, por ejemplo, usan esta técnica para controlar y corregir sus trabajos. Asi pueden lograr varias generaciones de híbridos en unos años, en vez de demorar toda una vida humana!

La otra razón es facilitar el cultivo de especies delicadas, que mediante el injerto se vuelven menos sensibles a los errores, como el exceso de riego. Incluso existen cactus que, por una anormalidad de la naturaleza, carecen de clorofila y no vivirían sin estar injertados.

Pronto publicaremos un pequeño curso de injerto.

Anuncios