Este es uno de los temas más apasionantes en el cultivo de los cactus, porque nos permite observar a las plantas desde su nacimiento. Es una forma muy económica de conseguir nuevas especies, ya que se pueden comprar una cantidad de semillas con poco dinero y de esta manera lograr una colección bastante extensa en un par de años. Además tiene la ventaja de que los pequeños cactus se adaptan mejor a nuestras condiciones climáticas, creciendo más sanos ycon más resistencia.

Luego de conseguir las semillas, tenemos que elegir una fecha para la siembra. Se suele optar por un fin de semana para disponer de suficiente tiempo y poder preparar todos los utensilios necesarios. Existen muchas formas de sembrar, pero aquí solamente presentaremos una forma. Se necesitan los siguientes elementos: Sustrato, macetitas o envases de plástico, etiquetas de plástico, marcador permanente, fungicida en polvo, pequeño recipiente de plástico con tapa, colador de té, una bandeja de plástico chata, tijera y film transparente para alimentos.

Para el sustrato podemos utilizar tierra colada del jardín, 50% arena lavada gruesa, carbón vegetal picado. No tiene que contener arcilla, porque se compactaría demasiado. Siempre debe permanecer bién aireado. Esta mezcla debemos esterilizar en el horno de la cocina por 40 minutos o en el microondas por 10 minutos para eliminar cualquier tipo de gérmenes. También ponemos agua para hervir. Luego de haberse enfriado el sustrato y el agua, lavamos con detergente los vasos de plástico y perforamos unos agujeros en los fondos. Cargamos el sustrato ya enfriado hasta 1 cm debajo del borde y lo alisamos sin compactarlo. Podemos dividir a la superficie con tiras de plástico para separar las diferentes especies, escribimos las etiquetas con su nombre y la fecha y las colocamos. Luego colocamos a las semillas en un pequeño recipiente de plástico con tapa y agregamos una pizca del fungicida en polvo. Sacudimos un poco el frasco y tiramos las semillas en el colador de té para quitarles el exceso del fungicida.

Ahora llega la siembra en sí. Golpeando suavemente por el colador de té, hacemos caer a las semillas en la superficie del sustrato, tratando de que no queden muy separados ni demasiado juntas. En un centímetro cuadrado podemos poner aproximadamente 5-10 semillas. Al terminar de poner a todas las semillas en sus compartimientos, las presionamos suavemente con algún elemento pequeño plano, para que tengan contacto con la tierra. Solamente semillas grandes (0,5 cm o más) se pueden tapar con arena. Luego de terminar con la siembra, se coloca a la(s) maceta(s) en la bandeja y le cargamos el agua ya enfriada, hasta que se llegue a mojar la superficie. Luego tapamos a los vasitos con el film para alimentos en forma hermética.

Los vasos o macetas se quedan en la bandeja sin el agua y colocamos todo cerca de una ventana, pero no les debe llegar el sol directo. Cada 3-4 días podemos cargar 1 cm de agua previamente hervida en la bandeja, para que el sustrato no llegue a secarse. Eso sería fatal para la germinación. Luego de unos días empieza la germinación de las semillas. El momento de la germinación varía algo entre las especies. Desde 2-3 días (Frailea, Astrophytum), hasta 1 mes (Opuntias) o más es normal. Si luego de 2 meses no hay germinación, podemos desechar la maceta e intentar con otras semillas y un sustrato nuevo. Si todo sale bien, pronto veremos a los pequeños cactus que se desarrollarán lentamente. Al observar a las primeras espinas, podemos quitar el film y acostumbrar a las plantitas al aire, y dejar secar algunas veces al sustrato por 2 o 3 días, luego cargamos agua nuevamente, que ya puede ser sin hervir. Siempre las mantenemos en un lugar luminoso, pero sin sol directo.

Al llegar a un tamaño de 0,5 cm ya son más fuertes y podemos acostumbrarlas de a poco a un poco de sol. Ideal es filtrar el sol con una malla de media sombra, para evitar el peligro de las quemaduras.

Luego de unos meses, dependiendo del espacio entre las semillas y de la cuota de germinación, algunos semilleros quedarán ya apretados y dedemos pensar en el primer transplante. Eso lo explicaremos en otro artículo.

Disponemos de muchas especies de semillas de cactus y accesorios para la siembra.

Anuncios