Crecimiento sano y buena floración con el sustrato correcto

Crecimiento sano y buena floración con el sustrato correcto

No existe ningún tema que es tan discutido entre los coleccionistas como el sustrato ideal. Cada uno tiene su receta “milagrosa” que promete mejores éxitos en el cultivo. Y realmente es así: No hay un sustrato ideal estandard para todos los cactus y todas las colecciones. El secreto de un buen sustrato es más su estructura que su contenido. Lo más importante es que sea aireado de un drenaje rápido, para que el agua no se quede estancado, lo cual podría pudrir a las raices y es el causante número uno de muchas muertes de cactus.

El problema general al preparar el sustrato es la fuente de los materiales adecuados. Aquí en Paraguay no se puede comprar grava volcánica, perlita, vermiculita y muchos otros elementos muy útiles para los cactus.

La que debemos hacer entonces es buscar materiales que ofrecen una estructura similar o que cumplan la misma función.

Existen 3 tipos básicos de sustratos: El mineral, el humoso y el vegetal.

Los componentes básicos

El sustrato mineral contiene arena gruesa, grava o ripio de un tamaño entre 2 y 5 mm de grosor y arcilla bién erosionada que no debe compactarse mucho. La arena gruesa se puede sacar de riveras de ríos y lagos, solamente hay que utilizar un colador para lograr el tamaño deseado. También se puede utilizar grava basáltica nro. 6 o el ripio de las canteras del tamaño mencionado. La arcilla es más difícil de conseguir, porque debe haber estado a la superficie por muchos años para que no se compacte demasiado. No utilicemos “arena gorda” que es arcilla roja sin erosionar y se compacta como cemento! Luego agregamos algo de arena lavada y carbón vegetal pic

ado para mejorar la salud de las raíces y ya tenemos nuestro sustrato mineral. Esta composición es es la adecuada para los cactus que no gustan de húmus, como p.ej. Astrophytum, Lphophoram, Epithelantha, Turbinicarpus, Copiapoa, Eriosyce, y todas las demás especies desérticas.

La superficie de grava mantiene a las plantas limpias

El sustrato humoso se compone de los mismos elementos que el

mineral, pero le agregamos 10-20% de húmus. Este húmus debe estar bién descompuesto, sin contener restos vegetales. El húmus de lombríz es muy bueno y proporciona los elementos necesarios para nuestro propósito. Este sustrato usamos para los “cactus de praderas” como Gymnocalycium, Parodia (de zonas bajas), Frailea, Echinopsis, Thelocactus, Stenocactus y muchos otros, como también para las otras suculentas.

El tercer tipo de sustrato, llamado vegetal es exclusivamente para las especies epifíticas, como Schlumbergera, Epiphyllum, Rhipsalis etc. y se compone de mantillo de monte, arena lavada, carbón picado y opcionalmente raíces de helecho (xaxim), o fibra de coco.

Tenemos los sustratos ya preparados para la venta en nuestro vivero.

About these ads