La justificación para la descripción de esta especie por Moser es algo dudosa y algunos autores la consideran solamente como una forma local de Echinopsis oxygona. Fué nombrada en honor al cactólogo paraguayo-austríaco Adolfo Maria Friedrich quién la descubrío en el departamento de Paraguarí, dónde crece en las praderas rocosas, bajo pequeños arbustos o en pleno sol inclusive, a veces sobre termiteros.
Sus flores son nocturnas, con una longitud de hasta 20 centímetros y un diámetro de hasta 9 centímetros. Estas despiden un agradable e intensivo aroma, como la mayoría de su género.
El cultivo de esta especie es fácil, considerando que le gusta un suelo arenoso, drenado y con un agregado de húmus. También es importante no dejar secarse el substrato por mucho tiempo.

Anuncios