Turbinicarpus roseiflorus

El género Turbinicarpus reune como 25 especies de cactáceas de cuerpo pequeño o mediano, todas procedentes de México. Ahí se los encuentra en hábitats pedregosos, generalmente muy secos o con suelos muy drenados, en gran parte de piedras calizas o de yeso. Este detalle ya advierte sobre su cultivo y por lo tanto debemos utilizar un sustrato bien aireado, con muy poca sustancia orgánica y con un agregado de un componente algo alcálico. Según la experiencia y los materiales que tenemos disponibles en Paraguay, sugiero grava basáltica, arena lavada, carbón  vegetal picado, arcilla roja y arena sanitaria para gatos, en las proporciones 30/30/15/20/5.

Turbinicarpus klinkerianus

Durante la época de crecimiento podemos regarlos, según las condiciones climáticas, como 1 vez por semana, excepto en días frescos y siempre dejando secar al sustrato entre los riegos. En el invierno no los regamos en absoluto y podremos observar como algunos se retiran literalmente bajo la superficie del sustrato.

Turbinicarpus schwarzii var. rubriflorus

Sus flores aparecen en la primavera y durante todo el verano. Son pequeuñas, pero comparado con el tamaño de la planta, resultan bastante grandes. Las hay en varias tonalidades: blanco, rosado, crema, amarillo y algunas combinaciones con franjas. Son fáciles de reproducir por semillas y a veces ya florecen a los dos años después de la siembra.

En nuestro vivero disponemos de plantas y semillas para la venta.

Anuncios