Artículos


Debido a nuestro clima en Paraguay, la mejor época para la siembra es el otoño y el invierno, ya que las temperaturas en la primavera y el verano suelen ser muy altas para conseguir una óptima germinación.

A continuación presentamos un sistema para la siembra que, según nuestra experiencia es uno de los más efectivos.

Arena sanitaria para gatos

Arena sanitaria para gatos

1.  Sustrato
Se utiliza arena sanitaria para gatos del tipo que no tiene agregados químicos. Tampoco tiene que decir “forma grumos”. Se la pasa por un molino para maíz para obtener el granulado deseado: 2-3 mm. Lo mismo se hace con el carbón vegetal (el que se usa para los asados). El carbón va al 30-40%. Luego se pasa todo por un colador de té para quitar el polvo de la mezcla. La mitad inferior de la maceta puede tener la arena sanitaria sin moler, así como viene del paquete. Solamente la parte superior (1-2 cm) tiene el granulado fino.

Semillas con fungicida

Semillas con fungicida

2. Fungicida y fertilizante
Las semillas se tratan previamente con un fungicida sistémico que se utiliza en el agro para curar las semillas de la soja. De hecho se llama “curasemillas”. Tiene el componente “Thyram” o “Tyram”. Como viene en forma líquida, se sumergen las semillas con un colador de té y luego se las deja secar. Tenga cuidado que el fungicida es muy tóxico al ser absorbido por la piel (usar guantes)!
Luego se hierve agua, se deja enfriar y se agrega un fertilizante para cactus, pero en una dosificación del 10-20% de lo normal.

226559_1712824095609_6727433_n

Semillas ya sembradas con las bolsas cerradas

3. Siembra
Para sembrar simplemente se tiran las semillas encima del sustrato, sin taparlas. Solamente se presionan un poco con los dedos para que tengan buen contacto con el sustrato. Luego se mete la maceta en un recipiente donde se carga el agua con el fertilizante, hasta casi al borde de la maceta. De esta manera, el agua sube por inmersión por los agujeros de la maceta. Tiene que quedar bien empapado. Después se quita la maceta del agua y se la mete en una bolsa con cierre “ziplock” que se usa para congelar alimentos y se cierra la bolsa. Estas ya vienen esterilizadas, por eso son mejores que bolsas de plástico comunes o los films.

Semilleros con los tubos de fluorescente.

Semilleros con los tubos de fluorescente.

4. Luz y temperatura
Las bolsas con las macetas se colocan debajo de tubos fluorescentes comunes de color “luz fría” (2 x 20W) a una distancia de 10-12 cm, con un timer que da 14 horas de luz por día. La temperatura ideal es de 25-28 grados de día y de 15-20 grados de noche. Puede variar levemente, pero no se recomienda que suba a más de 34 grados por varios días ya que impide la germinación.

En promedio, la mayoría de las especies germinan a partir de una o dos semanas. Algunas ya a los 3-4 días. De esta forma las siembras se mantienen con las bolsas y las luces por al menos 3 meses.

Cactus ya germinados

Cactus ya germinados

Si todo sale correctamente, el sustrato no se seca durante este tiempo y tampoco aparecen algas u hongos. En casos de que éstos aparezcan, hay que abrir la bolsa y aplicar un fungicida, luego cerrarlas nuevamente.

Disponemos de una ámplia variedad de semillas para la venta. Pida la lista por email.

 

Turbinicarpus klinkerianus en total reposo y casi invisible

La mayoría de los cactus provienen de zonas climáticas con una época invernal bien marcada, con temperaturas mucho más bajas, incluso con heladas nocturnas y, en casos extremos hasta soportan nieve durante semanas. La adaptación es tal que literalmente se preparan para soportar el frío, aprovechando las sequías y reduciendo el volúmen de agua, pudiendo de esta manera resistir las adversidades climáticas.

El balcón soleado. un buen lugar para pasar el invierno.

Como resulta algo difícil, crear un clima diferente para cada grupo de cactus, según la procedencia de cada uno, podemos seguir unas reglas generales que se aplican a la gran mayoría, con algunas pocas excepciones. Cabe destacar de que la gran mayoría de los cactus necesita un reposo invernal para poder producir sus floraciones. Para lograr este reposo, debemos reducir los riegos durante el otoño, para lograr un paro en el crecimiento y la maduración de los tejidos.

Al no proveer agua, las plantas se dehidratan y se encogen, incluso algunas casi “desaparecen” en el sustrato. Al encontrarse bien deshidratados, los cactus pueden resistir temperaturas bastante sbajas y hasta heladas, siempre y cuando se encuentren protegidos de las lluvias.

Frailea cataphracta al aire libre y sin protección.

Los lugares ideales para el reposo invernal son balcones y terrazas con techos o, por supuesto un lluviadero especial para los cactus, con un techo transparente, ya que el sol también es importante durante el invierno e influye considerablemente en la próxima floración.

Los semilleros y pequeños injertos representan una excepción para este reposo invernal, ya que aún se encuentran en un estado juvenil y se pueden

Semillero con cactus chilenos

mantener en un lugar más cálido y protegido contra el frío. Lo mismo se aplica a los cactus procedentes de zonas tropicales, como la mayoría de las especies de Discocactus, Melocactus, Arrojadoa, Pilosocereus etc.
Otra excepción serían las especies de zonas climáticas que reciben lluvias invernales, como el sur de Brasil, Uruguay y las regiones orientales de Argentina y Paraguay. Estas especies no precisan de una protección contra las lluvias, mientras se encuentren en un sustrato bien drenado y reciban suficiente sol.

Discocactus hartmannii

Se trata de un género con forma globular, procedente de Brasil, Paraguay y Bolivia de zonas climáticas mayormente tropicales. Son plantas muy apreciadas por los coleccionistas por sus interesantes formas y flores nocturnas y perfumadas. Su nombre proviene del griego “diskos”, referiendose a su forma de disco y fué descrito en 1837 por Pfeiffer.
En los últimos años se decribieron una gran cantidad de “nuevas” especies, debido a la gran variabilidad de sus formas locales, reduciendose luego a 24 especies, incluso algunos autores reconocen solamente 12.

Discocactus placentiformis

Una característica muy interesante es el desarrollo de una zona floral lanosa, llamada cefálio. Se forma en el estado adulto de la planta y es muy similar al de los Melocactus. Las grandes flores nocturnas son siempre blancas y se abren por una sóla noche, despidiendo un perfume muy agradable e intenso, que a veces se puede sentir a muchos metros de distancia. Este perfume tiene el propósito de atraer a los polinizadores, que son las mariposas nocturnas.

Discocactus buenekeri

El cultivo de la mayoría de los Discocactus requiere algo de experiencia y generalmente no son aptos para principiantes. Con excepción de la única especie nativa de Paraguay (Discocactus hartmannii), no soportan las heladas y deben ser protegidos en el invierno de las bajas temperaturas, inferiores a 4 grados. Les gusta un lugar soleado y bastante humedad durante la época de crecimiento. En el invierno se pueden reducir los riegos, pero sin tenerlos completamente secos por mucho tiempo.

Discocactus horstii

Con excepción de algunas pocas especies, se reproducen por semillas que se obtienen solamente mediante la polinización con flores de otros ejemplares, ya que todos los Discocactus son autoestériles. La siembra requiere algo de experiencia y demora de 3 a 6 años hasta obtener plantas adultas. Muchas veces se los injerta para facilitar su cultivo. Especialmente Discocactus horstii, la especie más pequeña del género se suele cultivar en forma injertada.

Discocactus hartmannii en su hábitat, afectado por los quemazones

Todas las especies de los Discocactus se encuentran amenazadas en sus hábitats y algunas ya están practicamente extintas o a punto de desaparecer. Por eso debemos desarrollar buenos métodos de propagación en cultivo mediante semillas, no extraer plantas de hábitat, ni comprar plantas silvestres!

En Jardín Urumbé disponemos de plantas cultivadas para la venta,

Turbinicarpus roseiflorus

El género Turbinicarpus reune como 25 especies de cactáceas de cuerpo pequeño o mediano, todas procedentes de México. Ahí se los encuentra en hábitats pedregosos, generalmente muy secos o con suelos muy drenados, en gran parte de piedras calizas o de yeso. Este detalle ya advierte sobre su cultivo y por lo tanto debemos utilizar un sustrato bien aireado, con muy poca sustancia orgánica y con un agregado de un componente algo alcálico. Según la experiencia y los materiales que tenemos disponibles en Paraguay, sugiero grava basáltica, arena lavada, carbón  vegetal picado, arcilla roja y arena sanitaria para gatos, en las proporciones 30/30/15/20/5.

Turbinicarpus klinkerianus

Durante la época de crecimiento podemos regarlos, según las condiciones climáticas, como 1 vez por semana, excepto en días frescos y siempre dejando secar al sustrato entre los riegos. En el invierno no los regamos en absoluto y podremos observar como algunos se retiran literalmente bajo la superficie del sustrato.

Turbinicarpus schwarzii var. rubriflorus

Sus flores aparecen en la primavera y durante todo el verano. Son pequeuñas, pero comparado con el tamaño de la planta, resultan bastante grandes. Las hay en varias tonalidades: blanco, rosado, crema, amarillo y algunas combinaciones con franjas. Son fáciles de reproducir por semillas y a veces ya florecen a los dos años después de la siembra.

En nuestro vivero disponemos de plantas y semillas para la venta.

Mammillaria hahniana con floración invernal

Durante el invierno, los cactus no necesitan de mucho cuidado, siempre y cuando estén protegidos de las lluvias. Como sabemos, es la época de reposo y no debemos estimular el crecimiento con riegos, como lo haríamos con otras plantas del jardín. Solamente podemos regar a las especies de los siguientes géneros: Notocactus, Discocactus, Frailea, Gymnocalycium (excepto los procedentes de zonas andinas chaqueñas), Pilosocereus, Melocactus, Echinopsis de zonas bajas y todos los cactus epifíticos. Estos riegos se deben realizar con precaución y solamente en días cálidos (con más de 20 grados), durante la mañana. La frecuencia máxima sería entre 2 a 3 semanas. Dela misma forma también regamos a los semilleros, puesto que las pequeñas plantulas aún no tienen reservas para las sequías prolongadas.

Eriosyce laniceps

No debemos preocuparnos al observar que algunas especies se deshidratan durante el invierno. Es un proceso normal y la planta empieza a utilizar sus reservas de líquido. En especial se nota este efecto en las especies de Lophophora, Astrophytum, Ariocarpus etc. que se suelen arrugar o achatarse sobre el suelo.

Algunas especies con floración invernal también pueden recibir algo de agua, excepto algunas muy sensibles al agua, como por ejemplo Mammillaria plumosa. Otras especies empiezan con su floración hacia finales del invierno. También a éstas podemos sumininstrar agua en forma moderada.

La tolerancia de los cactus al frío depende de su procedencia. Para la gran mayoría se recomienda una temperatura mínima de 8ºC, no obstante también soportan hasta 2ºC durante algunas horas, si las temperaturas diurnas suben a más de 15ºC. Existen ciertas especies de cactus con procedencia de grandes alturas que soportan incluso hasta -15ºC, pero es mejor no arriesgar a nuestra colección si lo sabemos su procedencia con exactitud. En la mayoría de los casos es suficiente proveerlos con un envoltorio provisorio de polietileno cuando se anuncia una helada nocturna, no olvidando quitarlo al día posterior.

Tepidus est vita, nex est gelidus. (El calor es vida, la muerte es fría)

Vasitos de yoghurt en un tamaño ideal, ahorrando espacio

Al tener una colección de cactus u otras plantas, también podemos aportar un poquito para cuidar al medio ambiente, simplemente seleccionado los utensilios que vamos a usar.

En vez de comprar macetas, ¿porqué no utilizar lo que ya tenemos?
Usemos los envases que normalmente tiramos a la basura! De esta manera no solamente ahorramos comprarnos macetas de barro o de plástico, sino de paso evitamos tirar los envases desechables al vertedero. Hay una gran cantidad de envases que podemos usar:

Las botellas de gaseosa son macetas muy durables

Botellas de plástico (recortadas), vasos de yoghurt, potes de margarina, envases para helados, bidones de agua mineral, bandejas y hasta cartones de leche y jugo del tipo “tetrabrick”.

Con unas ideas podemos recortar los envases para ajustarlos a nuestras necesidades, sin olvidar -por supuesto- de perforar el fondo con un clavo caliente, o un cuchillo puntiagudo. Las posibilidades son inmensas. ¡Reciclemos!

Pilosocereus tillianus forma cristata

Al criar muchos cactus, a veces aparece uno con und forma o un color diferente a los demás. Estas anormalidades, en general no tienen muchas chances de sobrevivir en la naturaleza, por tener menos vigor, o su imposibilidad de reproducirse. Las formas más conocidas son:

Cereus validus forma mostrosa

Forma crestada:
El ápice del cactus, con su único punto de crecimiento comienza a ampliarse, hasta formar toda una cadena lateral de crecimiento. Se producen formas irregulares e interesantes, muy apreciados por los coleccionistas. Prácticamente puede darse en cualquier especie en forma espontánea.

Weingartia neumanniana forma variegata

Forma monstrosa:
La planta desarrolla una brotación en cualquier parte y continúa con las brotaciones, antes de formarse esquejes normales. Todo el aspecto llega a tener una forma parecida a los corales. Se da con más frecuencia en el género Cereus. Son pocas las especies con esta anormalidad que florecen.

Astrophytum myriostigma cv. "Onzuka - Ball Type"

Forma variegada:
Así se determina la falta de clorofila en el tejido y puede ser una falta parcial o total. Cuando un cactus carece totalemente de la vital clorofila, ya no podrá asimilar la luz solar y solamente puede vivir injertado. Las especies más conocidas con esta anomalía son los Gymnocalycium friedrichii cv. “Hibotan” y similares. Las hay en color rojo intenso, amarillo, rosado y hasta en amarilla con rojo combinado. La mayoría de estas formas raras veces producen flores y no son geneticamente constantes en su reproducción por semillas.

Astrophytum myriostigma cv. "Huboki"

Otras mutaciones:
Hay otro tipo de formas que difieren de las especies normales en diferentes características, como por ejemplo la carencia de espinas (“forma nuda”), o la reducción extrema de éstas (por ejemplo la Mammillaria spinosissima cv. “Unipico”). También entre los multihíbridos se pueden observar ocasionalmente otras anormalidades, como sucede en el género Astrophytum. Mediante el constante cruce y selección se han creado formas totalmente nuevas, muchas de estas procedentes de Japón y Tailandia.

Epithelantha micromeris forma cristata

Muchos coleccionistas se especializan en estas formas raras, buscando estas apariciones anormales. Lo más probable para consguirlas es el método del microinjerto de pequeñas plantulas de los semilleros, eligiendo las más débiles o las que tengan alguna apariencia diferente.

En nuestro vivero tenemos algunas de las formas mencionadas para la venta.

Página siguiente »